lunes, 17 de noviembre de 2014

Por qué NO dejar de comer si se quiere adelgazar. Realmente funcionan la dietas `milagro´.

¿Por qué NO se debe dejar de comer si se quiere adelgazar?
Realmente funcionan las dietas `Milagro´?  

Son muchas las personas que deciden iniciar una dieta con el fin de adelgazar y que, sin asesoramiento y creyendo en falsos mitos, deciden dejar de comer.
Pues bien, estas personas, sin saberlo, incurren en un gran ERROR, que por desgracia es muy común.
Cuando dejamos de comer lo que hacemos es sofocar la llama del metabolismo y provocar un estancamiento en el cuerpo. Los alimentos tienen un efecto térmico en el organismo, es decir, haciendo la digestión se queman calorías. Por lo tanto, debemos estar constantemente comiendo para que el cuerpo este continuamente quemando.
Genéticamente estamos predispuestos para que en caso
de NO ingerir alimentos, empezar a utilizar las proteínas (nutriente que compone el tejido muscular) como fuente de energía corriendo peligro de extinción de músculo, fenómeno conocido como catabolización.
Nuestro organismo es sabio y procede de esta manera para internar preservar nuestra existencia.
La próxima comida será para el cuerpo como un tesoro que no puede perder y lo guardará todo propiciando un aumento de grasa en el organismo.
Lo más recomendable es hacer entre 4 y 5 comidas al día. De esta forma comes menos cantidad de alimentos, mantendrás el metabolismo encendido y evitarás que aparezca el hambre.

Por otra parte, para responder al interrogante de si realmente funcionan las llamadas dietas `milagro´, primero hay que definir a qué se considera como tal. 
Las dietas `milagro´ son aquellos regímenes alimentarios, por lo general anunciados por programas de TV o por personas ajenas al campo de la nutrición, que prometen una rápida pérdida de peso, sin apenas esfuerzo. Estas `dietas´ basan su funcionamiento en proporcionar al organismo cantidades energéticas muy pequeñas. 
Ante esta situación de semiayuno, el cuerpo lo compensa propiciando la utilización del tejido muscular como fuente de energía (Catabolización), es decir, no estamos eliminando la grasa que nos sobra, sino que obligamos al cuerpo a actuar de manera antinatural para que éste pueda preservar su funcionamiento normal. De ahí la `eficacia´ inmediata que percibimos al subir a la báscula; se pierde peso rápidamente, pero a base de someter al organismo a un proceso de estrés innecesario y perjudicial, eliminando nuestra propia masa muscular.
 La dieta de la alcachofa, la del pomelo e incluso la famosa dieta Dukan, se consideran como dietas `milagro´, debido la descompensación nutricional que generan.
Dentro de las consecuencias directas para la salud de estas dietas se encuentran, el efecto rebote (tendencia a recuperar el peso perdido), desnutriciones proteicas y déficit de vitaminas y minerales, trastornos del comportamiento alimentario (anorexia y bulimia) además de efectos psicológicos negativos.
En resumen, estas dietas puede que ayuden a conseguir una pérdida de peso a corto plazo, pero lo hacen a costa de nuestra salud, ocasionando consecuencias inaceptables en nuestro organismo a mediano plazo y en ocasiones de por vida. 
Dieta equilibrada, asesoramiento profesional y deporte, van a ser siempre los mejores aliados. 

`Si el objetivo vale la pena, entonces no será fácil de conseguir´